Mostrando entradas con la etiqueta Prostitución. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Prostitución. Mostrar todas las entradas

miércoles, 25 de mayo de 2011

ANUNCIOS DE PROSTITUCIÓN

A favor de los anuncios de prostitución en los medios podríamos pensar en que si la Ley prohíbe la utilización del cuerpo de la mujer como mero objeto desvinculado del producto que se quiere promocionar, debe entenderse como igualmente prohibida aquella publicidad que utilice el cuerpo de la mujer como reclamo directo del propio cuerpo.

Otra razón sería el beneficio económico de los medios, como aparece en el dictamen del Consejo de Estado sobre anuncios de prostitución, “Los medios de comunicación también obtienen beneficios del negocio de la prostitución. La prensa de nuestro país obtiene importantes ingresos de la publicidad de la prostitución. Las ediciones de los cuatro principales periódicos generalistas de nuestro país en un día laboral recogen un número de anuncios considerable (“El País” 702, “El Mundo” 672, “ABC” 225 y 91 “La Razón”). El periódico con más tirada de este país ingresa en torno a cinco millones de euros anuales”. Y esto es algo muy importante, más en tiempos de crisis económica.

El último argumento a favor de los anuncios de prostitución sería que cualquier tipo de censura, ya sea de anuncios, o de otra cosa, está coartando la libertad individual de las personas que no lo ven ilícito, sino tan solo alegal.



En cuanto en contra de los anuncios de prostitución en la prensa escrita podríamos decir que, puede influir a los menores:

-Banaliza de forma rutinaria el ejercicio de la prostitución, al presentarla como algo común y socialmente aceptado.

-Puede llegar a favorecer su práctica a una edad temprana.

-Puede incitar a su ejercicio o consideración de su ejercicio por parte de las menores. Y así un largo etc…

Otra razón en contra, sería que este tipo de publicidad es contraria a los derechos de la infancia y la juventud.

Y por último, publicando este tipo de publicidad relacionada con el comercio sexual, puede dar pie al negocio de las organizaciones mafiosas dedicadas al comercio sexual.


En cuanto a mi opinión sobre el tema, aunque pueda ser la más impopular, soy de los que piensa que es correcto, ya que los medios son una empresa que debe generar beneficio, eso sí, también soy de los que se consideran legalizadores, es decir, antes de que se publiquen esos anuncios, la prostitución debería estar regulada, para que desaparecieran las mafias de comercio sexual que rodean a todo el ámbito, y además, las prostitutas pudieran tener una vida más segura y a la vez, aporten al país, (cotizando) y reciban los servicios necesarios en todo momento (sanidad, jubilación, etc..), todo esto, siempre desde una valoración negativa de este ejercicio por mi parte.